09-10-2003

La expresión "beber como un cosaco" parece que podría perder actualidad y verse sustituida por "beber como un checo". Si bien no se trata de ninguna hazaña por la cual se puede estar necesariamente orgulloso, los checos ya se sitúan entre los primeros en el consumo de bebidas alcohólicas en Europa. Los checos beben per cápita y año diez litros de alcohol destilado, 160 cervezas y dieciséis litros de vino. Una agresiva campaña publicitaria ha provocado que el consumo de bebidas alcohólicas aumente, y en la República Checa la cerveza resulta muchas veces más barata que el agua mineral. Y precisamente el consumo de alcohol fue la causa de la expulsión de un diputado del oposicionista Partido Cívico Democrático que por encontrarse ebrio no cumplió con sus obligaciones durante una votación en el Parlamento. Los especialistas advierten que si bien los productores de bebidas alcohólicas amasan fortunas, las mayores consecuencias podrían recaer sobre la sociedad.