Directamente de la televisión al Senado

30-10-2002

La reciente primera vuelta de las elecciones senatoriales en la República Checa ha puesto de manifiesto el grado de decepción en que se encuentra el electorado checo. Se registró un enorme ausentismo, a las urnas se acercó un poco más del 24 por ciento de los electores y solamente un candidato fue electo en la primera vuelta.

El hecho de que el magnate checo de la televisión Vladimir Zelezny se presentara como candidato al Senado es una clara señal de que algunas cosas no marchan bien en el país.

Vladimir Zelezny, Foto: CTKVladimir Zelezny, Foto: CTK Ya sea desde el punto de vista legal como moral. Resulta que el señor Zelezny ha sido el protagonista de una serie de escándalos a nivel nacional e internacional.

Pero además de los escándalos tiene pendiente una serie de procesos, y el más grave es de envergadura internacional en el que se vió inmiscuido el propio Estado checo.

Los politólogos todavía no se atreven a pronosticar cuál podría ser el papel de Vladimir Zelezny en el Senado. Conocen tan solo su gestión al frente de la más exitosa televisión privada al otro lado de la extinta "Cortina de Hierro".

Tras conocerse el éxito en la primera vuelta de los comicios senatoriales los medios de comunicación preguntaron al señor Zelezny sobre los procesos pendientes, pero su respuesta fue más que sintomática:

"Eso es lo que me menos me interesa en estos momentos, se trata de un asunto que está en manos de mis abogados", fue la escueta respuesta que dedicó el nuevo senador a los medios de comunicación.

Vladimir Zelezny irrumpió en la televisión en la época comunista como moderador de un programa de popularización de la ciencia con énfasis en la astronomía.

También tuvo cierta presencia en la radio, pero después de los cambios políticos de 1989, que pusieron fin al régimen comunista en la hoy extinta Checoslovaquia, vió una nueva posibilidad para hacer carrera.

Vladimir Zelezny se integró al legendario Foro Cívico de Václav Havel. Sin pasado disidente supo acomodarse a las necesidades del momento -como tantos otros-. Una vez desaparecido el Foro Cívico, buscó un lugar en el naciente Partido Cívico Democrático, pero las fricciones fueron mayores de lo por él deseadas.

Su gran momento se dió con la llegada a la República Checa de inversores estadounidenses que deseaban abrir una gran televisora en el mundo poscomunista.

Tomando en cuenta las leyes existentes en ese momento, que no permitían las inversiones directas por parte de entidades extranjeras, Vladimir Zelezny y un grupo de nacionales se prestaron para figurar al frente de la nueva televisora propiedad de estadounidenses.

Poco a poco el nuevo canal de televisión empezó a convertirse en el más seguido del país. Llenó el vacío que existía en el país. Una televisión sensacionalista, llena de películas de acción, violencia y sexo. El éxito fue rotundo.

Escudo de TV NOVAEscudo de TV NOVA Sutilmente el señor Zelezny empezó a comprar las acciones de sus socios checos, que la única inversión había sido prestar su nombre para constituir una empresa checa, pero con capital completamente estadounidense.

El gran golpe vino cuando Zelezny dueño de la licencia para el funcionamiento de la televisora creó toda una estructura paralela y salió al aire con su propio canal bajo el mismo nombre y dejando a los inversores con solamente equipos, muebles e inmuebles, pero sin licencia para funcionar.

La demanda contra Vladimir Zelezny por parte de los inversores no se hizo esperar, pero también contra el Estado checo por haber violado el acuerdo de protección de inversiones firmado entre la República Checa y Estados Unidos.

Un arbitraje internacional se hizo cargo del caso y el fallo fue contra la República Checa y su ciudadano Vladimir Zelezny. La gravedad del caso llegó a tal punto que la República Checa no pudo exponer obras de arte en el exterior por temor a que fueran decomisadas para cubrir los gastos del desfalco.

Otro arbitraje internacional falló a favor de Praga, pero todavía no se ha dicho la última palabra. Contra el señor Vladimir Zelezny penden otras acusaciones menores en estos momentos en trámite.

Nada de lo ocurrido impidió al señor Vladimir Zelezny presentarse como candidato independiente a las elecciones y gracias a su constante autocampaña en su televisión holgadamente resultó electo,como único candidato, en la primera ronda de las elecciones senatoriales del fin de semana pasado.

Las malas lenguas advierten que Vladimir Zelezny sacará provecho de su escaño senatorial, entre otras cosas, gracias a la inmunidad que le ofrece, pero todo está aún por verse. Irrefutable resulta que fue el candidato independiente más exitoso de la primera vuelta de los comicios senatoriales

30-10-2002