La República checa se solidariza con los disidentes cubanos

30-04-2003

La ola de represión desatada por el régimen de Fidel Castro durante la que se detuvo y encarceló a unos 75 periodistas independientes y disidentes, topa con cada vez mayor rechazo entre las fuerzas democráticas del mundo, y también en la República Checa.

Fidel Castro, foto: CTKFidel Castro, foto: CTK El primero en reaccionar por la parte checa fue el ex presidente Václav Havel, quien dos meses después de dejar la silla presidencial volvió al escenario político condenando precisamente al régimen cubano en una entrevista para Radio Martí

En la entrevista para Radio Martí el ex presidente Havel envió un mensaje de solidaridad con los periodistas independientes y los disidentes encarcelados.

"El mundo está con ustedes, el mundo simpatiza con ustedes. No se dejen dominar por la desesperación, han de repeler las duras condiciones de la prisión, y estoy convencido de que pronto saldrán de las cárceles" dijo Havel.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Checa dio a conocer un comunicado en el expresaba su preocupación por la situación en Cuba y exhortó al régimen cubano a cumplir sus compromisos internacionales en materia de derechos humanos.

"La República Checa exhorta al Gobierno de Cuba a cumplir sus compromisos internacionales en materia de protección y respeto de los derechos humanos, en lo que se incluye la celebración de juicios justos e imparciales" subrayó el portavoz de la cancillería checa. La Canecillería checa entregó a la misión diplomática de Cuba en Praga dos notas de protesta verbales en la que insistió en la necesidad de que La Habana respete los derechos humanos.

Por su parte, los redactores jefes de los principales diarios checos y eslovacos enviaron una carta abierta al líder cubano, Fidel Castro, en la que pidieron la libertad de todos los presos políticos.

El redactor jefe del semanario Respekt, Tomas Nemecek, exhortó al Gobierno de Cuba a dejar en libertad a todos los opositores encarcelados. A las diferentes expresiones de condena a los sucesos de Cuba se sumó también, por ejemplo, el presidente de la república, Václav Klaus y diferentes representantes de la vida pública y política del país.

La Fundación Hombre en Emergencia, organizó una manifestación frente a la embajada de Cuba en Praga, en la que participaron, entre otros, los senadores Jan Ruml, Daniel Kroupa y los antiguos presos de Fidel Castro: Ivan Pilip y Jan Bubenik.

Decenas de ciudadanos checos participaron en la manifestación y firmaron una petición pidiendo la liberación de todos los presos de conciencia de Cuba.

Durante la manifestación de condena al régimen de Castro, el ex diputado Ivan Pilip recordó su estancia en las cárceles cubanas y dijo que la vida de los familiares de los presos políticos será muy difícil a partir de ahora por lo que necesitan de la solidaridad de los demás.

Diversas organizaciones pro Derechos Humanos anunciaron que continuarán desarrollando actividades para presionar a las autoridades cubanas con el fin de que liberen a todos los presos políticos, y a la vez éstos sientan que el mundo está con ellos y que no les olvida.

30-04-2003