Obispo checo habló en Cuba con esposas de disidentes encarcelados

28-05-2003

El obispo auxiliar de Praga, Václav Malý, antiguo disidente durante el comunismo en la extinta Checoslovaquia, viajó a Cuba para conocer la situación de la Iglesia, la sociedad civil y los derechos humanos.

¿Usted, como uno de los principales disidentes checos de la antigua Checocoslovaquia qué opina sobre la situación en Cuba?

"Vi allá una miseria terrible. Enormes diferencias sociales. En La Habana pronto se nota donde viven los privilegiados. En cuanto a la situación política debo decir que también es muy seria, se nota que la gente en las calles no sonríe, se ven tensos, y los peor es que el movimiento oposicionista está casi destruído, porque como es sabido recientemente fueron encarcelados 75 defensores de los derechos humanos. Antes de ellos fueron detenidos diez defensores de los derechos humanos que pertenecen al Movimiento católico Liberación.

¿Es presidente del Consejo Justicia y Paz que vela por el respeto de los derechos humanos. Desde esa perspectiva con qué topó en Cuba?

Fidel Castro, foto: CTKFidel Castro, foto: CTK "Viajé a Cuba para conocer la vida de la Iglesia católica y de la sociedad civil, y a la vez expresar mi solidaridad con las familias de los defensores de los derechos humanos encarcelados, debo decir que lo conseguí. Visité a algunas de las esposas de ellos, que me narraron las condiciones en las prisiones, y sobre las condiciones de vida en general. Puedo decir que de manera muy detallada me informaron sobre la situación de los derechos humanos en Cuba que son violados en todos los sentidos. Las personas son rehenes del régimen". El régimen puede actuar contra cualquier persona, en cualquier momento y con cualquier pretexto. No hay libertad de expresión, libertad de reunión ni libertad de prensa.

¿De qué manera puede ayudar la República Checa?

Oswaldo Payá Sardiñas y Václav Havel, foto: CTKOswaldo Payá Sardiñas y Václav Havel, foto: CTK "En primer lugar hablando de lo que sucede en Cuba. Recuerdo lo importante que resultaba para nosotros en Checoslovaquia cuando llegaban hombres y mujeres a expresarnos su solidaridad, eso antes del año 1989 en Checoslovaquia. No se trata de ninguna injerencia en los asuntos internos, se trata de honestidad y honor humanos. En Cuba la gente vive, como en una prisión, vive aislada, se trata de una dictadura. Y estimo que ese aislamiento debe romperse por medio de la solidaridad internacional".

¿Cuál es su mensaje para los defensores de los derechos humanos?

"Deseo expresar mi admiración y respeto por todos los defensores de los derechos humanos, respeto por los creyentes que públicamente declaran su credo, y en especial quiero mencionar al señor Oswaldo Payá Sardiñas, que representa para mí un símbolo de los esfuerzos pacíficos por lograr el cambio de la situación que reina en Cuba. Se trata del autor del Proyecto Varela. Oswaldo Payá es para mí un símbolo como el que fue y sigue siendo para nuestra sociedad el ex presidente Václav Havel".

¿Y cuál es su mensaje para el régimen de Castro?

"Que preste más atención al Proyecto Varela, porque es la vía hacia el diálogo pacífico".

28-05-2003