El barril de vino más grande de Europa Central se encuentra en la aldea de Mikulov

22-10-2005

Les invitamos a realizar un Radioviaje a la aldea de Mikulov, donde podrán ver el barril más grande y antiguo de Europa Central.

La Cima Santa, foto: Kirk, CC BY-SA 3.0 UnportedLa Cima Santa, foto: Kirk, CC BY-SA 3.0 Unported La Cima del Chivo con una torre de defensa en estilo gótico; La Cima Santa, destino predilecto de los peregrinos; y un palacio con una larga historia; estos tres puntos atraen de inmediato la atención del visitante que llega a Mikulov.

En el palacio vivían en el pasado dos familias famosas. Primero, la familia Lichtenstein se radicó en el edificio por más de 300 años, y desde 1675 hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, vivió allí la familia Dietrichstein.

Durante su historia la aldea de Mikulov fue destruida varias veces, por ejemplo, en el siglo XV, fue saqueada por los husitas, movimiento reformatorio de la Iglesia católica... No obstante, según indicó el director del museo local, Bohumír Smola, la peor plaga que afectó a la localidad fue a finales de la Segunda Guerra Mundial.

"El 22 de abril de 1945 el palacio fue destruido totalmente por un incendio. Terminada la Segunda Guerra Mundial, surgió la cuestión de qué hacer con las ruinas. Por suerte, en la quinta década del siglo XX, el palacio fue reconstruido según los planos antiguos."

Existen dos versiones que explican el incendio que destruyó el palacio.

La primera dice que los nazis lo incendiaron, ya que en el edificio se encontraba el estado mayor, el archivo y una gran colección de obras artísticas de Europa del Este... Y como el frente se acercaba velozmente, los nazis no pudieron llevarse esos bienes y decidieron incendiar el palacio.

Por otro lado, la segunda versión dice que una granada del Ejército Rojo provocó el incendio.

Parece que nunca averiguaremos cuál de las dos versiones es la verdadera, lo cierto es que hoy día el palacio vuelve a alzarse sobre la ciudad con toda su belleza...

 

Palacio de Mikulov, foto: Barbora KmentováPalacio de Mikulov, foto: Barbora Kmentová En el palacio de Mikulov vivió en tiempos remotos Perchta de Rozmberk, la conocida Dama Blanca, que hasta la actualidad deambula por el edificio.

"La dama se casó con Juan de Lichtenstein. Según la leyenda y tal como confirman las cartas que había escrito a sus hermanos y a su padre, Perchta se quejaba de la vida en Mikulov, ya que no era feliz con su marido, que no pasaba mucho tiempo con ella. Así Perchta dependía de los caprichos de su suegra regañona."

A propósito, las cartas que Perchta escribió a su padre y hermanos son consideradas como los comienzos de la obra literaria femenina checa.

Perchta detestaba a su esposo incluso más allá de la tumba, por decirlo así, y no le perdonó ni siquiera al encontrarse en sus postrimerías. Por ello deambula por el palacio hasta la actualidad.

 

Foto: Jan RichterFoto: Jan Richter Bueno, pero Moravia del Sur es sobre todo la región del buen vino...

Y en el palacio se halla el barril más grande y antiguo de Europa Central, según nos dijo el director del museo local, Bohumír Smola.

"El barril fue construido aquí en el año 1643 a petición del dueño de la casa, Maximiliano de Dietrichstein, intentando incrementar su nivel económico, un deber dificilísmo en la época de la Guerra de los Treinta Años, y uno de los ingresos principales provenía naturalmente de la vitivinicultura. Los vasallos pagaban los diezmos de su cosecha y la décima parte de la uva la juntaban en el barril."

No obstante, ese sistema funcionó sólo treinta años, porque hubo un año en que debido a la mala cosecha los vasallos no lograron llenar el barril y el entonces se resecó.

El depósito tiene un volumen de 1010 hectolitros, pesa unos 260 kilos y su diámetro más ancho es de cinco metros.

El barril del año 1643, foto: Jiří Doležel, CC BY-SA 3.0 UnportedEl barril del año 1643, foto: Jiří Doležel, CC BY-SA 3.0 Unported Si alguien quisiera beber todo el vino que contiene, tendría que beber tres litros al día empezando como recién nacido hasta los noventa años de edad.

En la actualidad, el barril sirve solamente de decoración, aunque en su época la familia Dietrichstein inventó otra manera de cómo utilizarlo, según indicó Bohumír Smola.

"Dicen que una princesa de la familia de Dietrichstein siempre estaba intentando convencer a su marido de que se trasladasen a las cortes de Viena, en Austria. Su esposo para satisfacer por lo menos un poco el anhelo por la mundanería de la princesa, invitó a mucha gente a cenar a la bodega donde se hallaba el barril. Cuando entró la princesa, sonaba la música de una orquesta, aunque no se veían los músicos. Pero uno de los invitados pronto descubrió el misterio. Detrás del barril descubrió al tamborista, los otros 14 músicos estaban escondidos en el barril, sólo el tamborista ya no cabía allí."

La leyenda dice que la princesa se emocionó tanto al ver ese espectáculo que nunca más pidió trasladarse de Mikulov.

Pero hay quien dice que la princesa decidió quedarse, porque se había enamorado del tamborista.

 

Hablando de la familia Dietrichstein, también deberíamos visitar su tumba.

La tumba de la familia Dietrichstein, foto: Paveln4, CC BY-SA 3.0 UnportedLa tumba de la familia Dietrichstein, foto: Paveln4, CC BY-SA 3.0 Unported En el lugar donde hoy día yacen los miembros de la familia, el cardenal Frantisek Dietrichstein hizo contruir un loreto, es decir, una copia del santuario situado en la ciudad italiana de Loreto.

Los creyentes le traían allí regalos a la Madona Negra.

La iglesia se convirtió en refugio para los que huían de la justicia, ya que el santuario les ofrecía asilo ante los tribunales seculares.

La iglesia fue destruida posteriormente por un incendio, que además devastó casi 350 casas adyacentes.

Seis carros repletos de oro y plata salvaron los objetos preciosos de la iglesia que jamás fue reconstruida. A mediados del siglo XIX, en ese lugar, se erigió la tumba de los Dietrichstein.

La Madona Negra se encuentra hoy día en la Iglesia de San Venceslao, en el lugar conocido como la Cima Santa, que cada año es visitado por numerosos peregrinos.

El cardenal Dietrichstein construyó en esta localidad en 1622 la capilla de San Sebastián, en agradecimiento a Dios, después de que Mikulov se recuperase de la peste. Según indicó el historiador Václav Hortvík, el camino hacia la cima está bordeado por varias capillas pequeñas.

"Son capillas, pero no se trata de un calvario como a veces piensa la gente. La ceremonia de los vía crucis surgió mucho más tarde".

Se trata de las escenas de la Pasión. Al lado de la capilla está situado un campanario con una campana que pesa 4300 kilos. Para hacer doblar la campana es necesario reunir la fuerza de cuatro hombres.

 

La sinagoga de Mikulov, foto: Jan RichterLa sinagoga de Mikulov, foto: Jan Richter En Mikulov existió también un extenso barrio judío, integrado por unas 300 casas apretujadas en calles muy estrechas. En la segunda mitad del siglo XVI, Rabi Low, el legendario creador de la criatura artificial Golem, vivió en la aldea de Mikulov.

Los turistas pueden pasar por un sendero turístico dedicado a la historia judía del lugar. Pero muchos de los visitantes se precipitan hacia el sendero que incluye una excursión a las bodegas vitivinícolas, ya que, como hemos dicho, Mikulov es una aldea situada en la región del buen vino moravo.

22-10-2005