El Monasterio de Emaús - lugar de surgimiento del Evangelio de Reims

06-11-2004

Esta vez nos quedaremos en Praga, habiendo escogido como meta de nuestro viaje el antiguo Monasterio de Emaús. Éste se encuentra cerca del río Vltava, entre la Plaza de Carlos y el legendario monte de Vysehrad. La mejor vista del monasterio es desde el río. Desde allí se puede ver la obra en toda su magnitud.

El Monasterio de EmaúsEl Monasterio de Emaús Desde hace siglos, la zona en la que se encuentra el monasterio, se denomina Moráñ. Una vieja leyenda checa cuenta que, en tiempos remotos, había allí un bosque de robles, en el cual vivía la antigua diosa eslava de la muerte, Morana. De allí el nombre Moráñ.

En las inmediaciones del bosque había un cementerio y junto a él, el príncipe Venceslao Primero Premislita, mandó construir en el siglo X una iglesia, consagrándola a San Damián y San Cosma.

En el año 1889 los especialistas confirmaron la existencia del antiguo cementerio, al descubrirse éste en el lugar indicado. Entonces los científicos encontraron en él valiosos hallazgos provenientes del período comprendido entre los siglos IX y XI.

En el siglo XIV, el rey de Bohemia y emperador romano-germánico, Carlos IV, mandó construir cerca del río Vltava, junto a la iglesia de San Damián y San Cosma, un monasterio. El soberano pretendía edificar paulatinamente todo un sistema de iglesias y monasterios de manera que en el plano horizontal de Praga formaran una cruz.

El Monasterio de EmaúsEl Monasterio de Emaús El monasterio de Moráñ tenía al comienzo el nombre Na Slovanech. Con ello se recordaba que había sido levantado cerca del monte Vysehrad, donde supuestamente se habían desempeñado los eslavos San Procopio y San Metodio. Además, siendo invitados por el soberano Carlos IV, en el monasterio se asentaron al principio los monjes benedictinos eslavos que llegaron al Reino Checo procedentes de Croacia. Ello respondía a las intenciones de Carlos IV de resucitar en el monasterio la liturgia y la instrucción eslavas que en el siglo XIV ya casi habían desaparecido.

La primera piedra del monasterio, de estilo gótico temprano, fue colocada el 21 de noviembre de 1347, siendo terminada la obra en 1372. Su consagración a San Jerónimo tuvo lugar ese mismo año durante la Pascua Florida.

Ese día, en la iglesia local fueron leídos los pasajes bíblicos que narran la aparición de Jesús ante sus discípulos, al llegar éstos a la aldea de Emaús, en Palestina. A partir de ese día, el convento comenzó a ser identificado con el nombre de Monasterio de Emaús.

Desde el propio comienzo, el Monasterio de Emaús en Praga se convirtió en un importante centro de la enseñanza y la cultura. Fue allí, por ejemplo, según señaló nuestro guía, Stanislav Marchal, donde surgió el famoso Evangelio de Reims, con el que prestaban juramento hasta el siglo XVIII los reyes de Francia durante su coronación.

"El Evangelio de Reims tenía dos partes. Una surgió en La Rusia de Kíev, escrita en alfabeto cirílico, mientras que la otra, creada en el Monasterio de Emaús, fue escrita en alfabeto glagolítico. Dicho sea de paso, del alfabeto glagolítico surgió posteriormente el alfabeto ruso. Las dos partes del Evangelio se juntaron y fueron enviadas de regalo a Constantinopla por el Monasterio de Emaús. Allí adquirió el Evangelio el arzobispo de Reims, pensando que se trataba del original del libro escrito por San Jerónimo. Fue así que hasta el siglo XVIII, cuando se descubrió el error cometido, los soberanos de Francia prestaban juramento con el evangelio, surgido en gran parte en el Monasterio de Emaús, en Praga".

El Monasterio de Emaús fue una de las mayores obras sacras construidas durante el reinado de Carlos IV. Dispone de cuatro alas con claustro central, cuyas paredes están decoradas con frescos con escenas del Viejo y el Nuevo Testamento.

Lamentablemente, hasta la actualidad se ha conservado sólo una pequeña parte de los frescos, siendo destruido el resto, bien por el correr de los años, o bien durante un bombardeo de Praga a finales de la Segunda Guerra Mundial. Independientemente de ello, pertenecen a las muestras más valiosas de la pintura mural gótica a nivel de la República Checa y de Europa.

Forman parte del monasterio una espaciosa iglesia de la Virgen María y San Jerónimo con tres naves de la misma altura, una capilla Real y una capilla de San Cosma y San Damián, de estilo barroco, construida en 1657 en el lugar de la antigua iglesia consagrada a esos santos.

Con el paso del tiempo, el Monasterio de Emaús fue cambiando de estilo, así como de propietarios. Durante las guerras husitas en el siglo XV, que perseguían la reforma religiosa por medio de la fuerza, el convento fue ocupado por los seguidores de ese movimiento, transformándose en el primer y único monasterio husita en territorio de Bohemia.

Un siglo más tarde, el Monasterio de Emaús volvió a manos de la Iglesia Católica y en 1636 se asentaron en él los monjes benedictinos españoles de Montserrat. Entonces el convento registró un nuevo auge, siendo reanimadas en él todas las actividades religiosas y educativas. Los monjes españoles procedieron a una amplia reconstrucción del monasterio, en estilo barroco, decorando la iglesia local con dos altas torres.

Tiempo después, en 1880, se asentaron en el monasterio los benedictinos del convento austríaco de Beuron, transformando el Monasterio de Emaús en un centro monástico cosmopolita, en el que residían frailes de Alemania, Bohemia, Austria, Yugoslavia y Polonia. En aquél entonces, según afirma nuestro guía, Stanislav Marchal, el monasterio fue sometido a un nuevo retoque, en estilo pseudo-gótico.

"Ese aspecto lo conservó hasta los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial. El 14 de febrero de 1945 fue bombardeado, a causa de un gran error de la aviación estadounidense. Supuestamente, los pilotos estadounidenses habían confundido Praga con la ciudad alemana de Dresden. El Monasterio de Emaús en Praga quedó prácticamente en ruinas".

Después de la Segunda Guerra Mundial se procedió a la paulatina reconstrucción de la obra destruida, sin embargo, el monasterio dejó de funcionar como centro eclesiástico. Algunas de sus dependencias se utilizaron como depósitos, otras como oficinas de la Academia de Ciencias checa.

En los años sesenta del siglo XX comenzó la renovación de la iglesia de la Virgen María y San Jerónimo en el área del monasterio, según el proyecto del arquitecto F.M. Cerný. Éste trató de respetar el aspecto de la obra anterior al bombardeo, a la vez que aplicó detalles y formas de la arquitectura moderna. Así, a la iglesia le fueron proporcionadas dos nuevas torres, pero esta vez de hormigón, que se asemejan a las velas de dos barcos.

Sin embargo, los benedictinos regresaron al Monasterio de Emaús en Praga recién en los años noventa del siglo XX, tras los cambios democráticos operados en el país. Entonces fueron renovadas también todas las actividades monásticas en el convento. La iglesia local fue reabierta en abril de 2003, siendo entonces consagrado durante la Pascua Florida su nuevo altar.

Nuestro guía, Stanislav Marchal, recuerda que antaño decoraba el frontón de la iglesia una estatua de la Virgen.

"La estatua de la Virgen se hallaba situada a la altura de unos 30 metros. Durante el bombardeo, a finales de la Segunda Guerra Mundial, la estatuilla cayó, pero milagrosamente casi no sufrió daño".

Hasta hoy se detienen junto a la estatua de la Virgen en el Monasterio de Emaús en Praga grupos de turistas para escuchar su milagrosa historia. Claro está, hoy ya no decora el frontón de la iglesia, pero está situada en un lugar no menos digno, en el área del convento.

Junto a esta hermosa escultura también nosotros concluimos nuestra visita al Monasterio de Emaús en Praga.

06-11-2004