En la "Suiza Checa" se encuentra la "ciudad de las rocas"

14-12-2002

Esta vez visitaremos Suiza, aun permaneciendo en la República Checa. La "Suiza Checa" es un Parque Nacional situado en la frontera septentrional del país.

El Parque Nacional se llama "Suiza Checo-sajona", y está dividido por la frontera checo-alemana en dos partes. El director del departamento de protección del medio ambiente de dicho parque, Pavel Benda, nos explicó que este nombre tiene sus raíces en la época del romanticismo cuando pintores alemanes y suizos solían visitar esa localidad.

"En la ciudad de Dresde, en Alemania, existió una renombrada escuela de pintores, donde estudiaban artistas de toda Europa. Los paisajistas de Suiza, sobre todo, visitaban ese lugar, y como les recordaba su patria, le pusieron el nombre "Suiza Checo-sajona".

La parte checa del Parque Nacional se extiende sobre unos 80 km2 y es peculiar por su geomorfología. Ese lugar suele llamarse también la "ciudad de las rocas de piedra arenisca".

"Se trata de un excepcional paisaje silvipeñoso. Sería difícil encontrar un lugar similar en toda Europa. Uno de los motivos es que la piedra arenisca se halla en muy pocas localidades de este continente. En la "Suiza Checa" se encuentra, por ejemplo, el mayor puente natural formado por una roca de piedra arenisca en Europa. Se eleva a 16 metros y tiene 26 metros de longitud".

Esta localidad es muy peculiar también por el hecho de que crece en ella flora de montaña a alturas muy bajas. Pavel Benda de la administración del parque señaló que la típica vegetación que generalmente se encuentra a unos 1000 metros sobre el nivel del mar, crece en el parque ya a alturas de aproximadamente 150 metros.

"El motivo es que allí se hallan valles muy profundos, y en su fondo, adonde sólo muy esporádicamente penetran los rayos del sol, se mantiene el clima montañoso".

Muy típica en el Parque Nacional es la aparición del lirón careto, pequeño roedor al que le gusta vivir en las rocas. También varios animales en peligro de extinción encontraron refugio en esa zona. En la "Suiza Checa" podemos divisar en los cielos al neblí o apreciar a la ave rapaz nocturna, el búho real, y en los bosques hasta es posible encontrarse con un lince.

En el año 1999 se inició la reintroducción del salmón en ciertos ríos de la República Checa. Este pez viaja desde las aguas dulces varios centenares de kilómetros hasta el Mar del Norte donde crece y después de 4 ó 5 años vuelve al lugar de su nacimiento para poner huevos. El salmón desapareció de la RCh por un período de casi 50 años por la contaminación de las aguas y la construcción de represas y diques, que le impidieron regresar río arriba. La "Suiza Checa" es uno de los pocos lugares a los que el salmón volvió, lo que confirmó el director del departamento de protección del medio ambiente del parque, Pavel Benda.

"Yo lo llamo la mayor sensación de principios del siglo 21. Para que la reintroducción fuera exitosa, hemos repoblado el río con aproximadamente 80.000 crías de ese animal para aumentar la posibilidad de que el salmón volviera. Esta acción hay que realizarla de modo continuo, como mínimo durante unos 15 años seguidos, para crear una población en la que no sea necesario intervenir más".

Foto: CzechTourismFoto: CzechTourism En primavera fue declarado en la región de Hrensko, en la que se encuentra la "Suiza Checa", el estado de alerta por peligro de derrumbe de rocas. Como motivo principal de esta actividad geodinámica los especialistas indican que las piedras areniscas absorbieron demasiada agua procedente del derretimiento de la nieve. Pavel Benda mencionó que en primavera la situación fue crítica por lo que fue evacuada una parte de la ciudad de Hrensko donde las casas se encuentran justo debajo de las rocas.

"Cuando al final de la Segunda Guerra Mundial fueron expulsados los sudetoalemanes de la RCh, terminó el mantenimiento de estas rocas y nadie las monitoreaba. En la actualidad nosotros no podemos hacer prácticamente nada. No obstante, este fenómeno es normal en las zonas de rocas areniscas que siempre tienden a desplomarse. El derrumbe se produce en bloques, dentro de unos millones de años estas rocas desaparecerán de esta localidad y los ríos se las llevarán al mar"...

El río de Kamenice, foto: Mar del Sur, CC BY-SA 3.0 UnportedEl río de Kamenice, foto: Mar del Sur, CC BY-SA 3.0 Unported En la parte meridiana de la "Suiza Checa" podemos visitar cañones por los que pasa el río de Kamenice. En las peñas está situado un castillo procedente del siglo 12, en el que vivía un bandolero. No obstante, los turistas con frecuencia prefieren ver otras configuraciones artísticas de ese lugar. La codueña de la compañía que asegura el transporte en lanchas por el río, Hana Kozáková, señaló que en dicho cañón la Naturaleza talló en las rocas varios grupos escultóricos e imágenes que se asemejan a personas o animales.

"Nosotros hemos aceptado algunos nombres históricos de esas figuras, es decir, que hay una familia de piedra, así como un pequeño zoológico: elefantes, tigres, monos, un delfín y una serpiente, entre otros. Además, existen allí formaciones que se parecen a seres fabulosos, y la fantasía de los turistas nos sugiere cada año nuevas ideas para completar los nombres".

Foto: CzechTourismFoto: CzechTourism En el río de Kamenice se realiza el transporte en lanchas desde el siglo 19. Los lancheros, que para mover la embarcación utilizan una pértiga, hacen a la vez de guía para informar a los turistas sobre la historia y la naturaleza de la "Suiza Checa". La codueña de la compañía del transporte en lancha, Hana Kozáková, indicó que el lanchero, además, tiene que saber, entre otras cosas, activar el salto de agua.

"Arriba en las rocas, a unos 80 metros de altura, hay un pequeño arroyo que normalmente se desliza por las rocas. No obstante, ya nuestros antepasados descubrieron que es posible hacer el lugar más atractivo construyendo arriba una pequeña represa. Y al abrirla con un sistema de sogas, aparece un salto de agua".

14-12-2002