Los tesoros escondidos del Paraíso checo

19-11-2011

El Paraíso checo, región que se extiende a unos 90 kilómetros al nordeste de Praga, se caracteriza por un pintoresco paisaje que recibió en 2005 el estatuto de geoparque de la UNESCO. Radio Praga les llevará esta vez a Železný Brod y a Turnov, dos ciudades que se encuentran en el seno de Český ráj.

Prachovské skály, foto: CzechTourismPrachovské skály, foto: CzechTourism La naturaleza fue generosa con este rincón del país. Le dio frondosos bosques, amenas colinas, pequeños lagos y hasta unas elevaciones rocosas que se conocen como Prachovské skály. Pero la lista de los tesoros de Český ráj no se termina aquí.

El parque natural de Český ráj es, para los checos, sinónimo de paisaje romántico. De hecho su nombre se debe a los artistas y representantes de la vida pública nacional que encabezaban, en la primera mitad del siglo XIX, el movimiento llamado renacimiento nacional checo. Aproximadamente en 1817 esta región romántica, de ciudadelas rocosas al este de Turnov, recibió su denominación actual. El literato que más unido está con esta parte del país es el poeta Karel Hynek Mácha, representante del romanticismo nacional y fundador de la poesía moderna checa. En sus peregrinajes se dirigía también a estos parajes. Lo que testimonia, por ejemplo, su novela corta ‘La tarde en el Bezděz’. Como ya se ha dicho Český ráj posee, a parte de su paisaje y de los castillos que lo dominan, otros tesoros más: los granates de Bohemia y la artesanía de cristal.

Los turistas que visitan Český ráj y quieren llevarse, además de las vivencias, un recuerdo material y están de paso por Železný Brod, podrán visitar la Galería Na Rynku que fue abierta un par de años atrás. Presenta obras de artesanos y artistas plásticos locales que trabajan con el cristal. Con la apertura de la galería se quiso frenar también la caída de la industria de vidrio, afirma su dueña, Alena Kortanová. Ella misma fabrica bisutería de abalorios de cristal cuya producción es sumamente cara y laboriosa.

“Esta tecnología se emplea en la comarca de Železný Brod desde hace unos 150 años. Aproximadamente a partir de 1860. Un par de años antes los abalorios de cristal se producían en la región de Jablonec. A parte de eso, las cuentas de cristal representan el producto de vidrio más antiguo en la historia de la humanidad”.

A este tipo de cuentas se les llama también enrolladas ya que el vidrio derretido se enrolla sobre un alambre. El alambre está cubierto con una capa de arcilla blanca que se pone allí para que forme una película intermedia entre el vidrio y el alambre. Su función es facilitar la separación del abalorio y el alambre.

Las primeras cuentas de cristal muy sencillas fueron descubiertas durante las excavaciones en Egipto y Mesopotamia. En la edad media el centro de su producción estaba en Venecia. La tradición de fabricar cuentas de cristal sigue allí hasta la actualidad, por ejemplo, en la isla de Murano. Otro producto característico para la ciudad de Železný Brod son las figuritas de vidrio. Su producción se desarrolló principalmente después de la fundación de la Escuela de vidrieros en 1920, agrega Alena Kortanová.

“A estas alturas el profesor Brychta ideó las figuritas de cristal y empezó a fabricarlas. Las figuritas fueron apreciadas en numerosas exposiciones universales y la comarca de Železný Brod se hizo famosa gracias a ellas. Hoy en día es un producto emblemático de la región. A veces ocurre que un cliente está observando la fabricación de una figurita concreta y después quiere comprar precisamente aquella que vio nacer. A lo mejor hasta se hace un vídeo con su fabricación. Así que el cliente incluso espera a que se enfríe ‘su figurita’ aunque tenga al lado otras cinco similares ya enfriadas. Pero parece que tiene una relación más personal con la que vio nacer”.

Observar la creación y decoración final de las cuentas de cristal suele ser una experiencia magnífica, al igual que seguir la elaboración de joyas del granate de Bohemia. El granate se encuentra solo en dos localidades del país. En la Sierra Central de Bohemia y en la región al pie de los Montes Gigantes, en la comarca del Paraíso checo. El granate se halla entre dos y ocho metros de profundidad. Se descubrieron joyas de granate ya en las excavaciones de tumbas que datan de los siglos V y X, comentó Aleš Hladký representante de la Galería Granát en Turnov.

Según Aleš Hladký los comienzos del tratamiento del granate de Bohemia remontan al siglo XII. Su auge se produjo más tarde, entre los siglos XV y XVI. De esta época provienen distintos objetos presentes en colecciones, como es, por ejemplo, el tesoro de San Vito.

El cinturón de la princesa ElisaEl cinturón de la princesa Elisa “O también la iglesia de Loreto donde se encuentran varias custodias adornadas con granates incrustados. Existen publicaciones raras de libros cuyas cubiertas están decoradas con granates. También hay que mencionar el cinturón de la princesa Elisa. Tenemos la hebilla de este cinturón que está decorada con granates y otras piedras preciosas: espinelas, rubíes, etc”.

Incluso el emperador Napoleón Bonaparte eligió una abeja de granate de Bohemia, proveniente de un tesoro real, como su emblema personal. Antiguamente el granate checo se extraía con un método de excavaciones profundas. Este método se utilizaba hasta el año 1960. Hoy en día el granate se extrae en la superficie. Aleš Hladký explica a continuación el actual proceso de extracción.

“Se realiza una excavación y el material se extrae. Después, con ayuda de agua, se separa de la tierra y en cribas con perforaciones de dos a ocho milímetros se hace la selección. El granate existe en tamaños de 1,8 a 8 milímetros. Y en una tonelada de tierra, que contiene granate, hay entre 12 y 20 gramos de dicha piedra preciosa”.

El granate solo después de ser pulido puede formar parte de una joya. Una de las artesanas comenta cómo se constituyen las joyas del granate.

“Con ayuda de la cera de abejas se escoge una piedra, se coloca y después hay que apretarla. No se usa ningún pegamento, todo está hecho a mano. Esta pequeña flor no tarda mucho tiempo. La hice en un momento. Después hay que soldarla, en un cuarto de hora está hecho. Depende si es un motivo que continuará creciendo. Entonces se tardaría dos o tres horas. Pero esto es solo una pequeña flor”.

Los granates se combinan con piedras más grandes, las piedras menores forman bordes o superficies con distintos motivos. Las joyas se inspiran en modelos antiguos, en las joyas del art deco o el art nouveau y también se crean modelos completamente modernos. En el taller de Turnov se produce un amplio abanico de joyas que contiene unos diez mil modelos, sostiene Aleš Hladký de la Galería Granát de Turnov.

Turnov, foto: CzechTourismTurnov, foto: CzechTourism El granate de Bohemia se exporta a 35 países del mundo entero. Cada joya tiene que llevar un certificado que compruebe su autenticidad. La ciudad de Turnov es conocida además por sus simposios de joyeros que se celebran allí desde el año 1982.

19-11-2011